Sensor EGT – Sensor de Temperatura de Gases de Escape

El Sensor EGT es un componente vital en los sistemas de escape de los vehículos, especialmente en los motores diésel. Su función es medir la temperatura de los gases de escape para garantizar el correcto funcionamiento del motor y optimizar su rendimiento.

¿Qué es el Sensor EGT?

El Sensor EGT, también conocido como Sensor de Temperatura de Gases de Escape, es un componente utilizado en los sistemas de escape de los vehículos. Su función principal es medir la temperatura de los gases de escape que salen del motor. Este sensor es especialmente importante en los motores diésel, ya que la temperatura de los gases de escape puede ser extremadamente alta. El Sensor EGT proporciona información precisa sobre estas temperaturas, lo que ayuda a garantizar el correcto funcionamiento del motor y a prevenir posibles daños.

El Sensor EGT está ubicado en el colector de escape o en el tubo de escape. Puede estar compuesto por una sonda o una termocupla, dependiendo del modelo y la marca del vehículo. La información proporcionada por el Sensor EGT es utilizada por el sistema de gestión del motor para ajustar parámetros como el suministro de combustible, la sincronización de encendido y la presión del turbocompresor. Esto permite optimizar el rendimiento del motor, reducir las emisiones contaminantes y mejorar la eficiencia del combustible.

¿Cuál es la función de este sensor?

El sensor EGT, también conocido como sensor de temperatura de gases de escape, desempeña un papel crucial en el monitoreo y control de la temperatura del escape de un motor. Su función principal es medir la temperatura de los gases de escape para proporcionar datos precisos al sistema de control del motor.

El sensor EGT se ubica en el colector de escape o en un tubo cercano a la salida del motor, donde puede capturar de manera eficiente la temperatura de los gases de escape. Esta información es vital para el control del rendimiento del motor, la eficiencia de combustión y la protección contra daños.

Al medir la temperatura de los gases de escape, el sensor EGT ayuda a optimizar la mezcla de combustible y aire, lo que permite regular la cantidad de combustible que se inyecta en el motor. Esto ayuda a mejorar el rendimiento y la eficiencia del motor, así como a reducir las emisiones contaminantes.

Además, el sensor EGT también es utilizado por sistemas de control de emisiones para detectar y diagnosticar posibles problemas en el motor. Por ejemplo, si el sensor detecta una temperatura anormalmente alta en los gases de escape, puede indicar un mal funcionamiento en el sistema de escape o en otro componente del motor.

El Sensor EGT (Sensor de Temperatura de Gases de Escape) es un componente vital en los sistemas de control y diagnóstico de vehículos. Su principal función es monitorear la temperatura de los gases de escape del motor en tiempo real.

El Sensor EGT juega un papel crucial en el rendimiento del motor y en la eficiencia del combustible. Proporciona información clave a la unidad de control del motor (ECU), permitiendo que se ajusten los parámetros de operación del motor para optimizar la mezcla de combustible y aire, la presión y el tiempo de inyección de combustible.

Además, el Sensor EGT también ayuda a detectar problemas potenciales en el sistema de escape del vehículo, como fugas o bloqueos. Si la temperatura de los gases de escape se dispara por encima de los niveles normales, el Sensor EGT alertará a la ECU, lo que activará una advertencia en el panel de instrumentos del vehículo.

¿Dónde se encuentra ubicado este sensor?

El sensor EGT, también conocido como sensor de temperatura de gases de escape, se encuentra ubicado en el sistema de escape de un vehículo. Específicamente, se encuentra en la tubería de escape, generalmente cerca del colector de escape o en el tramo posterior al colector.

La ubicación exacta puede variar dependiendo del diseño del sistema de escape y del tipo de vehículo. Sin embargo, en la mayoría de los casos, el sensor EGT estará ubicado en un punto donde pueda medir la temperatura de los gases de escape de manera precisa.

Es importante destacar que, debido a las altas temperaturas a las que se expone, el sensor EGT está fabricado con materiales resistentes al calor, como el acero inoxidable o la cerámica. Esto garantiza que el sensor pueda funcionar de manera correcta y duradera, incluso en condiciones extremas.

Síntomas de un Sensor EGT defectuoso

  • 1. Incremento en el consumo de combustible: Un sensor EGT defectuoso puede enviar señales incorrectas a la computadora del vehículo, lo que puede resultar en una mezcla combustible incorrecta y un aumento en el consumo de combustible.
  • 2. Pérdida de potencia del motor: Si el sensor EGT no está funcionando correctamente, no podrá detectar la temperatura de los gases de escape de manera precisa. Esto puede llevar a una mezcla de combustible inadecuada, lo que resultará en una pérdida de potencia del motor.
  • 3. Fallos en las emisiones: El sensor EGT es crucial para monitorear las emisiones de gases de escape. Si está defectuoso, puede enviar información incorrecta a la computadora del vehículo, lo cual podría hacer que no se cumplan los estándares de emisiones y provocar fallos en las pruebas de emisiones.
  • 4. Temperatura de los gases de escape inestable: Un sensor EGT defectuoso puede proporcionar lecturas inconsistentes de la temperatura de los gases de escape. Esto puede hacer que el motor funcione de manera ineficiente y afectar el rendimiento general del vehículo.
  • 5. Activación de la luz de advertencia del motor: Si el sensor EGT está experimentando problemas, es posible que se active la luz de advertencia del motor en el panel de instrumentos. Esto indica que hay un problema con el sensor y debe ser revisado y reemplazado si es necesario.

Tipos de Sensor EGT

Existen diferentes tipos de sensores EGT (Sensor de Temperatura de Gases de Escape), cada uno con características específicas y aplicaciones particulares. A continuación, se presentan algunos de los tipos más comunes:

  1. Termopar tipo K: Este es el tipo de sensor EGT más utilizado y también el más económico. Está compuesto por dos cables de diferentes metales que generan un voltaje proporcional a la temperatura. Es fácil de instalar y proporciona lecturas precisas, pero tiene una vida útil más corta en comparación con otros tipos de sensores.
  2. Termopar tipo E: Este tipo de sensor EGT es similar al tipo K, pero está fabricado con cables de diferentes metales. Proporciona una salida de voltaje más baja pero ofrece una mayor precisión en rangos de temperaturas específicos. Es ampliamente utilizado en aplicaciones de alto rendimiento.
  3. Termopar tipo J: Similar al tipo K, el termopar tipo J utiliza cables de diferentes metales. Sin embargo, tiene una vida útil más corta y una menor durabilidad a altas temperaturas. Se utiliza menos comúnmente en aplicaciones automotrices.
  4. RTD (Detector de resistencia de temperatura): A diferencia de los termopares, los RTD utilizan un elemento de alambre o lámina de platino para medir la resistencia y, por lo tanto, la temperatura. Proporcionan una mayor precisión y una vida útil más larga, pero suelen ser más costosos y menos comunes en aplicaciones automotrices.
  5. Sensor de fibra óptica: Este tipo de sensor utiliza la tecnología de fibra óptica para medir la temperatura de los gases de escape. Ofrece una gran precisión y resistencia a altas temperaturas, pero también puede ser más costoso y requiere una instalación más compleja.


Es importante seleccionar el tipo de sensor EGT adecuado según las necesidades y características del vehículo o sistema en el que se vaya a utilizar. Cada tipo de sensor tiene sus ventajas y limitaciones, por lo que es recomendable consultar con un experto para elegir la mejor opción.

Diagnóstico y Pruebas al Sensor EGT

El Sensor de Temperatura de Gases de Escape (EGT, por sus siglas en inglés) es un componente fundamental en los sistemas de control de emisiones de vehículos. Su función principal es medir la temperatura de los gases de escape para proporcionar información precisa al sistema de gestión del motor.

A continuación, se presentan algunas pruebas y diagnósticos que se pueden realizar al sensor EGT:

1. Inspección visual: Antes de iniciar cualquier prueba, es importante realizar una inspección visual del sensor EGT. Verifique que no haya signos de daño físico, como cables pelados o conectores sueltos. Además, asegúrese de que no haya acumulación de suciedad o residuos en el sensor.

2. Prueba de resistencia: Una de las formas más comunes de diagnosticar un sensor EGT es mediante una prueba de resistencia. Esta prueba determina si el sensor está funcionando correctamente midiendo la resistencia eléctrica en su circuito. Consulte el manual de servicio del vehículo para obtener los valores de resistencia recomendados y use un multímetro para medir la resistencia del sensor. Si la resistencia no se encuentra dentro del rango especificado, es probable que el sensor esté defectuoso y deba ser reemplazado.

3. Prueba de voltaje: Otra forma de diagnóstico consiste en medir el voltaje de salida del sensor EGT. Esto se puede hacer utilizando un multímetro configurado en la escala de voltaje adecuada. Con el motor en marcha, conecte las puntas del multímetro a los cables de salida del sensor y verifique si el voltaje se encuentra dentro de los rangos especificados por el fabricante. Si no se detecta ningún voltaje o si el voltaje es demasiado alto o demasiado bajo, es probable que el sensor esté defectuoso.

4. Inspección de conexiones: Verifique que todas las conexiones del sensor EGT estén limpias y bien aseguradas. Asegúrese de que no haya cables sueltos o dañados que puedan afectar la lectura del sensor. Si hay algún problema con las conexiones, repárelas o reemplace los cables si es necesario.

Reemplazo y Mantenimiento del sensor

El sensor de temperatura de gases de escape, también conocido como EGT (Exhaust Gas Temperature), es una parte vital del sistema de escape de un vehículo. Este sensor mide la temperatura de los gases de escape y proporciona información crucial para el funcionamiento eficiente del motor.

Reemplazar y mantener adecuadamente el sensor EGT es importante para garantizar un rendimiento óptimo del vehículo y prevenir posibles daños en el motor. A continuación, se detallan los pasos necesarios para llevar a cabo esta tarea:

1. Identificación del sensor: El sensor EGT generalmente se encuentra cerca del colector de escape o en el tubo de escape. Antes de iniciar el reemplazo, es importante ubicar y familiarizarse con la ubicación del sensor en el vehículo específico.

2. Desconexión de la batería: Antes de manipular cualquier sensor o componente eléctrico, se debe desconectar la batería para evitar cortocircuitos o daños a los sistemas eléctricos del vehículo.

3. Retiro del sensor antiguo: Utilizando una llave o una herramienta adecuada, se debe desenroscar el sensor antiguo del conducto de escape. Es importante realizar esta tarea con cuidado para evitar dañar el hilo de rosca o el conducto de escape.

4. Limpieza del conducto de escape: Antes de instalar el sensor nuevo, se recomienda limpiar el conducto de escape para eliminar cualquier residuo o suciedad acumulada. Esto asegurará un buen contacto entre el sensor y el conducto, garantizando mediciones precisas.

5. Instalación del nuevo sensor: Enrosque el nuevo sensor en el conducto de escape en el lugar donde se encontraba el anterior. Asegúrese de apretarlo adecuadamente, pero evite hacerlo en exceso para no dañar el hilo de rosca.

6. Conexión de la batería: Una vez instalado el nuevo sensor, se debe reconectar la batería para restablecer la energía en el sistema y permitir un correcto funcionamiento del mismo.

Es importante tener en cuenta que este procedimiento puede variar ligeramente de un vehículo a otro, por lo que siempre es recomendable consultar el manual de usuario específico del vehículo o buscar asesoramiento profesional antes de iniciar cualquier tarea de reemplazo o mantenimiento.

Mantener el sensor EGT en buen estado es fundamental para monitorear y regular la temperatura de los gases de escape, lo que a su vez contribuye a un mejor rendimiento del vehículo, ahorro de combustible y menor emisión de contaminantes. Además, realizar un mantenimiento preventivo periódico puede ayudar a identificar problemas tempranos y evitar fallas costosas en el sistema de escape.

¿Cuáles son los códigos de falla OBD relacionados al Sensor EGT?

  • P0125: Error de temperatura del refrigerante del motor por debajo del rango / funcionamiento en frío prolongado.
  • P0540: Circuito del sensor de temperatura de gases de escape A – problema de funcionamiento eléctrico.
  • P0541: Circuito del sensor de temperatura de gases de escape A – rango / rendimiento.
  • P0542: Circuito del sensor de temperatura de gases de escape A – señal baja.
  • P0543: Circuito del sensor de temperatura de gases de escape A – señal alta.
  • P0544: Circuito del sensor de temperatura de gases de escape A – interrupción.
  • P0545: Circuito del sensor de temperatura de gases de escape A – señal intermitente / errática.
  • P0546: Circuito del sensor de temperatura de gases de escape B – problema de funcionamiento eléctrico.
  • P0547: Circuito del sensor de temperatura de gases de escape B – rango / rendimiento.
  • P0548: Circuito del sensor de temperatura de gases de escape B – señal baja.
  • P0549: Circuito del sensor de temperatura de gases de escape B – señal alta.
  • P0550: Circuito del sensor de presión de refuerzo A – problema de funcionamiento eléctrico.
  • P0551: Circuito del sensor de presión de refuerzo A – rango / rendimiento.
  • P0552: Circuito del sensor de presión de refuerzo A – señal baja.
  • P0553: Circuito del sensor de presión de refuerzo A – señal alta.


Estos son algunos de los códigos de falla OBD relacionados al Sensor EGT. Cada código indica un problema específico con el sensor de temperatura de gases de escape, ya sea relacionado a su funcionamiento eléctrico, rango/rendimiento o señales anómalas. Si tu vehículo presenta alguno de estos códigos, es recomendable realizar un diagnóstico más profundo para determinar la causa exacta del problema y realizar las reparaciones necesarias.

Soluciones a las fallas más comunes

Las fallas más comunes en los sensores EGT pueden afectar el rendimiento del motor y la eficiencia del sistema de escape. A continuación, se presentan algunas soluciones para estos problemas:

  1. Falla en los cables de conexión: Si los cables de conexión del sensor EGT están dañados o mal conectados, puede haber lecturas inexactas de temperatura. Para solucionar esto, asegúrate de que los cables estén correctamente conectados y en buen estado. Si hay algún daño, reemplázalos por cables nuevos.
  2. Sensor EGT contaminado: Los gases de escape pueden acumular suciedad y residuos en el sensor EGT, lo que afecta su rendimiento y precisión. Para solucionar esto, limpia cuidadosamente el sensor con un producto desengrasante adecuado y un cepillo suave. Asegúrate de seguir las instrucciones del fabricante y evita aplicar fuerza excesiva para evitar dañar el sensor.
  3. Sensor EGT defectuoso: Si después de realizar las verificaciones anteriores el sensor EGT sigue presentando problemas, es posible que esté defectuoso y deba ser reemplazado. Consulta el manual del fabricante o busca asesoramiento de un mecánico especializado para seleccionar y colocar un nuevo sensor EGT adecuado para tu vehículo.
  4. Fallas en el sistema de escape: Las fallas en el sistema de escape, como fugas en los colectores de escape o en el tubo de escape, pueden afectar las lecturas del sensor EGT. Verifica visualmente el sistema de escape en busca de posibles fugas y corrígelas si es necesario. También es importante asegurarse de que el sistema esté correctamente instalado y sellado.


Recuerda que es fundamental realizar un mantenimiento periódico y revisiones regulares para detectar y solucionar cualquier problema con el sensor EGT y el sistema de escape. Un sensor EGT en buen estado garantizará un funcionamiento óptimo del vehículo y contribuirá a prolongar su vida útil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio